11/19/2010

PostHeaderIcon Hellboy II: The Golden Army, Gillermo del Toro

 Hellboy II: The Golden Army 
2008
Gillermo del Toro
Cómic: Mike Mignola





Se cuenta que en los albores del tiempo, el hombre, la bestia y todos los seres mágicos, vivían juntos bajo Aiglin, el Padre Árbol.

Pero el hombre había sido creado con un vacío en su corazón. Un vacío que ninguna posesión, poder ni conocimiento podía llenar. Y su codicia infinita hacía soñar al hombre con extender su dominio sobre toda la Tierra.

Muchos elfos, ogros y goblins derramaron su sangre en la guerra con el hombre. Y el rey Balor, el rey manco del país de los elfos, presenció la matanza con terror y desesperación.

Pero un día, el maestro de los goblins herreros se ofreció a construir para el rey un ejército mecánico dorado. Setenta veces setenta soldados que nunca sentirían hambre y serían imparables.

El príncipe Nuada le rogó a su padre que accediera.

- Constrúyeme ese ejército, dijo el rey.

De este modo se forjó una corona mágica que iba a permitir a todo ser de sangre real dirigir al ejército, si nadie le cuestionaba el mando.

- Yo soy el rey Balor, comandante del ejército dorado. ¿Hay alguien que dispute mi derecho?

Y en su salón del trono, nadie puso en duda su palabra.

Así el mundo cambió, y cuando los humanos volvieron a marchar, notaron que la tierra temblaba bajo sus pies y vieron cómo unas formas monstruosas oscurecían el cielo.

El ejército dorado no tenía compasión, no sentía lealtad ni dolor. Y el corazón del rey Balor notó el peso del remordimiento. Por eso acordó una tregua y dividió la corona en tres fragmentos: Uno para los humanos y dos para sí mismo. A cambio, el hombre se quedaría en las ciudades, y los seres mágicos ocuparían los bosques. Esa tregua debía ser respetada por sus hijos y los hijos de sus hijos hasta el fin de los tiempos. Pero el príncipe Nuada no creía en las promesas del hombre, y cuentan que se exilió y juró regresar el día en que su pueblo más le necesitara.

Así el ejército dorado quedó inactivo, encerrado en el interior de la Tierra, a la espera. Y ahí sigue en la actualidad, aguardando el día en que la corona sea unida de nuevo. Silencioso, inmóvil e indestructible.










0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

About Me

Mi foto
Estefanía V. G.
Ver todo mi perfil

Escondites Lejanos

Escondites Lejanos

Seguidores

Con la tecnología de Blogger.